.

Diplomado en
SERVICIO AL CLIENTE

 

PERFIL PROFESIONAL

El Profesional en servicio al cliente tendrá una formación general en todos los campos básicos del servicio al cliente, el mercadeo y las ventas, apoyado por una sólida formación practica y aplicada a su disciplina. Adicionalmente se le dará formación en las áreas de tecnología informática y comunicación, economía, contable, financiera, administrativa y humanística.

PERFIL DEL ASPIRANTE

Personal con una buena habilidad para prestar servicio al cliente, actitud de servicio, creatividad, responsabilidad, que le guste el trabajo en equipo y con gran interés por integrarse a una actividad que ofrece muy buena proyección laboral.

PERFIL OCUPACIONAL

El Profesional en Servicio al Cliente, a partir de su formación teórico-practica, estará en capacidad de desempeñarse como Administrador de punto de venta, jefe de zona o distrito de ventas, supervisor o director de grupos de ventas, representante comercial, vendedor junior, señor o master, jefe de logística y distribución empresarial, jefe de relaciones publicas, asistente publicitario, director a asesor en exhibición y merchandising, mercaderista, promotor o impulsor de empresas comercializadoras de productos o servicios, director y/o coordinador de investigaciones de mercado, entre otros.

METODOLOGÍA

El programa tendrá el formato de participación SEMI-PRESENCIAL “ TEORICO-PRACTICA “, apoyado en presentaciones dinámicas y de modo que los diversos temas vayan acompañados de ejercicios prácticos y  demostraciones realizadas directamente en las empresas. Se manejaran ejemplos aplicados a nuestra labor, se dará respuesta inmediata a todas las preguntas formuladas. Se aplicara una alta dosis de MOTIVACION y se resaltara la importancia de un cambio radical e inmediato en SERVICIO AL CLIENTE y  en las metodologías aplicadas.

 

Lunes a Viernes

Horario Nocturno: 6:00 P.M a 9:00 P.M

Sábados: 7:00 A.M a 1:00 P:M



.

ACTITUD DE SERVICIO AL CLIENTE

Hay dos actitudes básicas del servicio al cliente que marcan a las empresas, la actitud positiva y la actitud negativa, aun cuando en la definición de las políticas y en el plan estratégico de la firma esté consignado su interés y su propósito de brindar un excelente servicio que permita fidelizar a los clientes y desarrollar así una ventaja competitiva, una actitud negativa de un empleado puede hacer que todo este andamiaje se venga al piso.  Cuando esto sucede, por lo general, el cliente no identifica a la persona individualmente como la causante de su mala experiencia, identifica a la institución completa.  Por esto es importante que la actitud positiva de servicio prime en todos y cada uno de los empleados de una firma.

Calle 96 No 46-31 Oficina 201 Bogotá Barrio La Castellana